Pesadilla en Alameda Street

Se despertó sudoroso. Su pareja, también arquitecto, estaba ya saboreando una taza de humeante café.

-Vaya pesadilla que has tenido

-Si, ha sido horrible.

-Ya  lo he notado, no veas como te revolvias y gemias. ¿Que has soñado?

-Uff, te parecera absurdo. Resulta que trabajaba en un despacho público y venian personas a que firmara los planos que habían mandado hacer otros arquitectos.

-¿Planos de otros arquitectos? ¿Y que los firmes tu que no has hecho ni un solo cálculo? Y claro, luego toda la responsabilidad a ti, al de la firma. ¿no?

– Claro, de ahí el horror. No comprendia nada.

-Venga cariño, levántate que hace un dia estupendo. y olvida esa pesadilla absurda. Vivimos en un pais normal, donde nadie tiene que firmar los documentos que hace otro.¡Faltaria mas!

-Si es verdad, tienes razón. Solo ha sido una pesadilla estúpida.

  • En Madrid, los médicos de familia tenemos que firmar las recetas de otros médicos. recetas que nosotros no hemos indicado, pero de las que nos tenemos que hacer responsables. Es absurdo, roza lo ilegal y desde luego atenta a la ética profesional. Pero es así.
  • Cuando usted acude a un servicio de urgencias, debería salir con las recetas de lo que ellos le prescriben. Al menos, exija que le entreguen medicacion para unos dias.
  • Si usted acude a un médico privado, las recetas son asunto de ese médico. No acuda al médico de familia a que le “pase la receta”. Su medico de familia a  no es un transcriptor de lo que receten otros.

Si te apetece, deja un comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s