¿Qué hacemos con los profesionales sanitarios quemados? (parte 1)

Lo lógico sería identificarles, animarles, apoyarles. Permitirles otra oportunidad de ejercer su profesión con ilusión y honradez. Recuperar el sentido de una profesión que se dedica al cuidado de personas. Hacerles sentir importantes y reconocidos.

¿Quién debería hacerlo? el propio sistema sanitario, sus responsables por un lado y los profesionales sanitarios por otro.

Lamentablemente nuestro sistema sanitario hace todo lo contrario. Basten dos ejemplos:

Ejemplo 1. Médico de familia de un pequeño equipo con muchos años de trabajo a sus espaldas. Cuando hay pacientes difíciles, ancianos polimedicados, o símplemente personas que no son de su gusto, los echa de su cupo con cajas destempladas. Receta lo mínimo y ha hecho llorar a más de un anciano por no darle la medicación que precisaba.

Reacción del sistema sanitario: darle el premio a mejor prescriptor del área y pagarle el máximo incentivo posible.

Ejemplo 2. Enfermera de centro de salud, venida de hospital en la última oposición. Llega de 45 a 60 minutos tarde a su trabajo, sin comer. Al llegar se prepara tranquilamente un bocadillo o algo al microondas. Ve el mínimo de pacientes posibles y no suele rellenar la información suficiente en la historia clínica. No participa en ninguna acción de formación continuada, educación para la salud… pese a tener tiempo de sobra.

Reacción del sistema sanitario: ninguna, a final de mes cobra mas sueldo (más trienios por antiguedad) y los mismos incentivos que una enfermera que se implique mucho más.

Moraleja: Estamos premiando a los peores y castigando a los demás que tendrán que asumir el trabajo que los primeros no hacen. Sale perdiendo el profesional quemado, el paciente, los demás sanitarios del equipo y el sistema sanitario en general.

¿Por qué los gestores y responsables políticos no hacen propuestas de mejora?

Casado&Casado

Anuncios

10 thoughts on “¿Qué hacemos con los profesionales sanitarios quemados? (parte 1)

  1. Llámame ingenua, pero yo no creo que la solución a largo plazo consista en imponer castigos a los peores y premios a los mejores. Eso es como decir que somos burros que cada vez que se salen del camino hay que darles con una vara.

    Quizá si, no sólo es sistema sino los que lo integramos, dejáramos de mirar con tolerancia esas actitudes (como el expolio diario de material que se hace en los hospitales: “Me llevo un bote de trombocid que en la farmacia vale mu caro”) esos trabajores insolidarios y amigos de lo ajeno sentirían un poquito de vergüenza.

    1. Efectivamente creo que no se trata de un sistema infantil de premio castigo, sino que los demas dejemos de tolerar esas conductas.
      Aquí al menos, ya estamos señalándolas.
      Un saludo

  2. Enhorabuena por este post, realmente empieza a ser un problema de cuya magnitud no nos hemos dado cuenta aún.
    Es asombroso que el ejemplo número uno parece hecho a la medida de un compañero mío, incluyendo el reconocimiento de la gerencia por el mejor perfil prescriptor!!!!!!!.
    yo misma, creo que empiezo a estar quemada, aguanto menos, y tengo más dificultad para “lidiar” con las desinrazones diarias.
    Nuestro contexto no permite que nos podamos sentir de otra forma,es una epidemia.
    saludos

  3. Ejemplo 2: totalmente de acuerdo! apuesto la cabeza a que ningún medico de familia a hecho lo siguiente en tiempo de consulta:
    – Coser una marioneta.
    – Adecentar el carro de paradas.
    – Leerse la mitad de un libro de grosor medio.
    – Echarse un sueñecito.
    – Conversar con la enfermera de la consulta de al lado durante x tiempo (y no son 5 minutos).
    Nos ofrecen un trabajo que invita a la dispersión y lo más triste es, que cuando te ponen unos cuantos pacientes más, fuera de lo “normal”, TE QUEJAS!
    Voto a favor del golpe de estado al sistema con una escala de valores equivocados, al sistema con mala gestión, al sistema que quiere que seamos máquinas y que no cuidemos a nuestros pacientes… y ya que me pongo.. por favor: UN CASTING PARA LA ENFERMERÍA YA!

    1. Y encima las buenas profesionales se nos marchan a Inglaterra, aunque no me extraña. Ya sabemos como tratan aquí a los suplentes. Otro ejemplo del maltrato al que están sometidos nuestros enfermeros y enfermeras, que también tienen que emigrar.

      1. Sinceramente desde que estoy en esto me doy cuenta de lo poco que nos valoran, del ridículo papel que muchas veces jugamos en este sistema. Plantearse seguir en esta enfermería es el pan de cada día.

        ¿Qué quieren conseguir de una enfermera de 24 años llamándola para hacer una tarde en Alameda, una mañana en Andrés mellado, dos tardes en Justicia…?

        – Opción a: Money Money Money!!!??
        – Opción b: Tapar agujeros?? Valemos igual pa un roto que pa un descosido!
        – Opción c: Desequilibrio personal??
        – Opción d: Conocer todos los centros de salud del área???

        En mi opinión, necesitamos más formación y una motivación por parte de profesionales experimentad@s, en los que podamos fijarnos y pensar: coño! yo de mayor quiero que me siga gustando mi tabajo como a esta mujer! No, que se me pase por la cabeza, dejar la enfermería cada semana, porque de mayor estaré culona (varios desayunos a lo largo del turno), mal gesto permanente y con muchas ganas de despachar al último paciente.

        Como sigamos así ya no es que me vaya a Inglaterra, es que dejaré esta profesión para el que quiera hacerse de oro doblando en Hospital y de pilingui por centros de salud y no le importe ni el cómo, ni el por qué, ni a costa de quién!

      2. Entiendo tu mal estar y no seré yo el que lo critique. He sufrido en mis carnes el famoso burn-out, he tenido que estar alejado de esta profesión una temporada hace un tiempo y conozco la impotencia que se siente. Pero afortunadamente estoy descubriendo muchos profesionales que me están ayudando a estar motivado. Y si no los tengo cerca físicamente, esto de internet me esta ayudando enormemente. Hay gente supervalida y maneras mejores de hacer las cosas.
        Te dejo tan solo un recurso para que lo explores: http://ebevidencia.blogspot.com/
        Ah. y por cierto: twitter es una red estupenda para estar informado.

  4. Gracias Doctor, Vienen momentos de cambios y ando enfermerísticamente OUT! Personas como tú consiguen recordarme un poco por qué entré en este mundillo. Prometo no dejarlo, no por ahora, sería rendirse demasiado pronto, no?

Si te apetece, deja un comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s