La nueva ética

Lamentablemente en la historia se cierran muchas puertas al recuerdo de determinadas injusticias, se pretende olvidar el daño que por intereses políticos se llega a ejercer sobre algunos ciudadanos y se entierran ciertos hechos para que la frágil memoria colectiva no los recuerde.

Pero conviene recordar ciertos hechos de nuestra reciente historia sanitaria en Madrid, y traigo aquí la reflexión del Gran Wyoming en su columna de este domingo en el diario Público.

El Tribunal Supremo rechaza indemnizar a unos ciudadanos que fueron perseguidos política y mediáticamente de una forma brutal.

Basándose en una denuncia anónima, se acusó a un grupo de médicos del Severo Ochoa de haber matado a 400 personas “para ahorrar dinero a la Consejería de Sanidad aprovechando la baja condición cultural de los muertos y sus familiares”. El hecho de que la acusación la llevara adelante el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, con el apoyo de Esperanza Aguirre, engrandeció el montaje. Lamela se hizo muy rico con negocios inmobiliarios mientras ejercía su labor pública y era entrevistado en radios donde se llamaba criminales nazis a estos médicos. Su sucesor, Güemes, yerno de Fabra, al conocer la sentencia absolutoria, lejos de alegrarse de que no hubiera asesinos entre sus colaboradores, dijo: “Que no se pueda demostrar la mala praxis no significa que no la haya”, obviando la presunción de inocencia que reclama para su familia, tantas veces beneficiada por la Lotería, mientras volvía a criminalizar a los que la sentencia proclamaba inocentes. Incomprensiblemente, ya que ha dedicado 17 años a la política, vive en una de las urbanizaciones más lujosas y exclusivas de España.

Los médicos próximos a Montes fueron purgados, apartados de sus plazas, despedidos o relegados. Algunos tuvieron que abandonar la Comunidad de Madrid para poder trabajar. El Supremo no ha valorado el daño sufrido en lo moral, lo profesional y lo social. Con esta sentencia legitima la persecución política a la ciudadanía desde las instituciones.

Fuente:

Asuntos & cuestiones

Comentarios de un ser humano con memoria (por El Gran Wyoming)

 


4 thoughts on “La nueva ética

  1. Los políticos (en general) están mejor calladitos, pero el Gran Wyoming a veces también.
    Para muestra, un botón de intolerancia y mal gusto de ese señor:

    Y eso que yo no creo, pero el daño que hace a los creyentes supongo no será pequeño.

    Salu2.0 crack desde AB.

    1. Desconocía “el chistecito”. La verdad es que a mi me gusta mas lo que escribe, no soy fan de ese programa.
      No obstante, aparte de lo polémico que pueda resultar el personaje, y también el tema que traigo al blog, me parecía oportuno dar a conocer la noticia.
      Un triabrazo madrileño, querido Daniel.

  2. La verdad es que me da cierta pena el Wyoming, cómo se ha vendido para hacer uno de los programas más sectarios que jamás haya podido ver. Se les ve demasiado el plumero, si yo veo un programa de “entretenimiento” es para eso, para entretenerme, no para que me aleccionen y me enseñen lo buenos que son unos y lo malos que son otros. Estas actitudes, en otras personas de “otros bandos”, serían calificadas como fascistas, intolerantes o autoritarias, pero como viene de quien viene y ataca a quien ataca, no pasa nada. Qué triste…

Si te apetece, deja un comentario. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s